Inicio / Resultados Científicos / Opiniones de científicos y expertos internacionales sobre los supuestos ataques acústicos

Opiniones de científicos y expertos internacionales sobre los supuestos ataques acústicos

Robin O. Cleveland, ingeniero, profesor de ingeniería en la Universidad de Oxford. Con relación a los incidentes acústicos reportados por los diplomáticos estadounidenses en La Habana dijo a “The Guardian” el 25 de agosto, que: “resulta difícil creer que las personas sufrieran daños cerebrales ya que el sonido tendría que llegar directamente al tejido cerebral y siguiendo el mismo principio de los equipos de ultrasonido si existe aire entre el cuerpo y el sonido, este no puede atravesarlo”.

Seth Horowitz, neurólogo, especialista en neurociencias y autor del libro “El sentido universal. Cómo la audición modifica la mente”, con relación a los incidentes acústicos dijo a “Bussiness Insider” que: “no existe ningún fenómeno acústico en el mundo que pueda causar los síntomas que han sido descritos”. Explicó que “ningún equipo conocido que sea inaudible e indetectable podría tener las propiedades atribuidas a estas armas sónicas”. Asimismo, señaló que “mientras no se tengan otras evidencias relacionadas con estas armas, este incidente debe considerarse algo sin interés y se deben tomar en cuenta otras explicaciones posibles para estos problemas médicos”.

Jun Qin, Ingeniero; profesor asistente de la Universidad de Illinois. Graduado de la Universidad de Duke en Carolina del Norte. En un artículo publicado por The New York Times dijo: “El ultrasonido no puede viajar a una larga distancia…cuanto más se aleja el sonido, más débil se vuelve (…) Un emisor más pequeño colocado más cerca, tal vez en la almohada de alguien, podría hacer el truco…creo que esa gente tiene algo que les hace daño, pero podría ser en el medio ambiente”. Miembro del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computación de la Universidad de Illinois. Su perfil investigativo está vinculado al campo de los instrumentos digitales; el análisis y la recopilación de datos; terapias de ultrasonido y la pérdida de la audición por exposición al ruido.

Jay Salpekar: neurólogo, Director del Programa Neuroconductual del Childrens National Medical Center en Washington con 24 años de experiencia. Aseguró a BuzzFeed News que: “el estrés es la principal causa del trastorno de conversión, entendido como síntomas neurológicos que no se relacionan con ninguna afección neurológica conocida y que produce síntomas como la debilidad, la parálisis y la pérdida de la visión o audición”.

Collen G. Le Prell: audióloga, profesora y directora del programa de audiología en la Universidad de Texas en Dallas. Es una de las principales investigadoras en el área de prevención de pérdida de la audición. Es la presidenta electa de la Asociación Nacional de Conservación de la Audición. Obtuvo su maestría en Minnesota y su doctorado en Michigan.

Le Prell fue citada por Peter Eisner, periodista de la revista Newsweek, en un artículo que publicara sobre los supuestos ataques acústicos realizados contra diplomáticos estadounidenses en Cuba. Esta investigadora expresó que “la comunidad de audiólogos se pregunta cuál podría ser la causa de los síntomas descritos, pues nadie tiene una buena explicación para ello” y añadió que “la aparición repentina de pérdida de la audición sin que exista una fuente audible, es muy inusual”. Expuso que se conoce que los sonidos que no son audibles podrían tener efectos sobre el oído y la salud en general, sin embargo, la literatura no presenta ningún ejemplo en los que se produzca un cambio repentino en la audición a partir de sonidos no audibles.

Nandini Iyer, audióloga, investigadora de la rama de la audiología en el Laboratorio de Investigaciones de la Fuerza Aérea estadunidense con relación a los incidentes acústicos explicó a The Verge que “no existen muchas evidencias sobre el impacto en la salud humana de los sonidos ultrasónicos o infrasónicos”.

Nandini Iyer trabaja en el laboratorio desde el año 2008 y previamente estuvo un año trabajando como científico investigadora en la rama de la audición en la compañía General Dynamics. Entre sus especialidades se encuentra la sicología cognitiva y la percepción humana. Ha realizado investigaciones relacionadas con la percepción auditiva.

John Oghalai, otorrinonaringólogo, director del Departamento de Otorrinolaringología en la Universidad del Sur de California, con relación a los incidentes acústicos dijo al sitio web The Verge  que “aunque la existencia de un arma de este tipo suena interesante, parece difícil de creer que exista un equipo de este tipo”. Expuso que para que un arma sónica cause pérdida de la audición la persona tiene que escuchar el sonido. Añadió que una explicación más probable para los síntomas sería la exposición a químicos.

John Oghalai, tiene más de 20 años de experiencia como médico y se especializa tanto en otorrinolaringología como en neurootología. Es graduado de la Universidad de Wisconsin.

James Jauchem, biólogo, científico retirado que investigó los efectos biológicos de la energía acústica en el laboratorio de Investigaciones de la Fuerza Aérea de EE.UU, con relación a los incidentes acústicos explicó al sitio web The Verge que “no se conocen los elementos que tienen los investigadores para declarar que se trata de un arma acústica y que mantendría el escepticismo en cuanto a los reportes que se han dado.” Añadió que sería difícil producir un arma ultrasónica que produzca los efectos que se han declarado y de la misma manera los experimentos con animales han demostrado que las armas infrasónicas no son prácticas.

James Jauchem es licenciado en Biología y tiene un doctorado en Psicología. Actualmente trabaja en la firma Fisiopatología Forense. Entre las áreas del conocimiento que domina también se encuentran la acústica y los infrasonidos. Ha participado en estudios vinculados a la NASA  y la Escuela de Medicina Aeroespacial de la Fuerza Aérea. Con frecuencia es llamado a servir como testigo experto en juicios donde se analizan elementos de su competencia. Ha escrito más de un centenar de artículos científicos en el área de la medicina. Trabajó en el Laboratorio de la Fuerza Aérea en el período 2005-2014 donde realizó investigaciones vinculadas a los efectos fisiológicos de las radio frecuencias y la energía acústica. También puede ser contactado a través de la firma “LexVisio que ofrece Servicios y Expertos Legales”.

Joseph Pompei, experto en psicoacústica; ex investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). AP publicó un artículo donde refleja el criterio de este experto sobre los supuestos ataques acústicos: “el daño cerebral y conmociones, no es posible… alguien habría tenido que sumergir la cabeza en una piscina repleta de poderosos transductores ultrasónicos”.

Andrew Oxenham, psicólogo del Laboratorio de Percepción y Cognición Auditiva de la Universidad de Minnesota. BuzzFeed News publicó un artículo referido a los supuestos ataques acústicos, donde este experto expresó: “no puedo explicarme de ninguna manera que la enfermedad y la pérdida de audición estén relacionadas con un sonido”…no hay forma de que un dispositivo acústico cause daño auditivo usando sonidos inaudibles. 

“No se puede estimular el oído interno de una manera que podría causar daño…la única manera que podría suceder es a través de la distorsión, lo cual entonces haría que el sonido fuera claramente audible, así como muy fuerte”. En cuanto al infrasonido, dijo: “el tamaño de los altavoces necesarios para generar un infrasonido como ese sería difícil de ocultar”.

 Andrew J. Oxenham es profesor de la Universidad McKnight en los Departamentos de Psicología y Otorrinolaringología, donde dirige el Laboratorio de Percepción Auditiva y Cognición.

James Pennebaker, psicólogo social de la Universidad de Texas en Austin, opinó en Buzz Feed News sobre la “histeria masiva” asociada a los incidentes acústicos en La Habana: “ocurre en entornos de alto estrés donde la gente se comunica frecuentemente de forma no verbal y entre occidentales se desencadenan síntomas que son señales culturales de enfermedad, náuseas, dolor de cabeza y mareos…todo esto plantea la posibilidad de que una enfermedad inicial provoque un brote de casos psicogénicos en el ambiente de alto estrés de la embajada de Estados Unidos, a medida que reanudaba las relaciones diplomáticas con la nación isleña”.

El Dr. Pennebaker es Director del Departamento de Psicología en la Universidad de Texas en Austin. Es autor y editor de 9 libros y aproximadamente 250 artículos.  Ha recibido numerosos premios y distinciones, entre ellos Regents Centennial Professor of Liberal Arts.

Toby Heys, jefe del centro de investigación sobre tecnologías futuristas en la Universidad Metropolitana de Manchester, Reino Unido. Explicó a la revista New Scientist que “las ondas sonoras por debajo del rango de audición podrían, teóricamente, causar daño físico, pero sería necesario usar enormes bocinas a grandes volúmenes”. 

Es el líder del Centro de Investigación Future Technologies. Actualmente es el investigador principal de “Enlight”; es miembro de la unidad de investigación sónica AUDINT y miembro de la Unidad de Investigación de Culturas de Audio en la Kingston University de Londres.

Timothy Leighton, británico; profesor de acústica ultrasónica y submarina en la Universidad de Southampton, con relación a los incidentes acústicos planteó a The Guardian que: “el ultrasonido es el indicado cuando se desea dirigir un rayo concentrado de energía hacia alguien y que si se quiere obtener un dispositivo con gran poder que puede atravesar una ventana, sería del tamaño de una maleta, sin embargo para generar pérdida de la audición a 50 metros de distancia, el equipo tendría que ser del tamaño de un carro”. Por otra parte, sugirió que antes de promover la teoría de que los diplomáticos fueron víctima de un ataque acústico, se deberían descartar otras posibilidades más probables que podrían causar los síntomas descritos.

Timothy Leighton es fundador y presidente de la Red para la Prevención y Resistencia Antimicrobiano (NAMRIP por sus siglas en inglés) y del Grupo Efectos para la Salud del Ultrasonido en el Aire (HEFUA por sus siglas en inglés). También ha sido líder en diferentes investigaciones a partir de la cuales se han desarrollado equipos médicos, radares, sonares y equipos industriales de ultrasonido. Ha recibido 7 medallas y 5 premios internacionales de diferentes organizaciones científicas.

Robert Bartholomew, sociólogo neozelandés, autor de ¡Brote! La enciclopedia del comportamiento social extraordinario, expresó en BuzzFeed News: Hasta que sepamos más, la posibilidad de histeria masiva ciertamente está en juego…es muy posible que este grupo sea de naturaleza psicogénica, ya que la mayoría de los síntomas son dolores de cabeza y mareos, mientras que el caso más grave se describe como ‘lesión cerebral traumática leve’, que no sé lo que quiere decir, y que podría no estar relacionado”.

El Dr. Robert Bartholomew es un sociólogo médico que ha publicado más de 60 artículos en revistas. Ha trabajado como periodista en varias emisoras de radio del estado de Nueva York, actuando como director de noticias dos veces, y es un ex corresponsal de WGY, Schenectady, una de las estaciones de radio más grandes de los Estados Unidos.

Posee un doctorado en sociología y un máster en sociología estadounidense de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany.

Check Also

Presuntos ataques acústicos

El pasado 17 de febrero el Departamento de Estado y la Embajada de Estados Unidos en La Habana informaron por primera vez al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la sede diplomática de Cuba en Washington, la ocurrencia de presuntos ataques acústicos entre noviembre de 2016 y febrero de 2017

10 comentarios

  1. Eso es una mentira mas del imperialismo

  2. AGUSTÍN ALEJANDRO DELGADO VÁZQUEZ

    Las hipoacusias (sorderas) se clasifican de “conducción” ( cuando están afectadas la membrana tímpanica y/o algunos de los huesecillos del oído medio) y sensoriales cuando se lesionan las células del órgano de Corti, o las vías del VIII par craneal o las zonas de integración a nivel del tronco cerebral. Las primeras son muy fáciles de demostrar, suelen ser más bruscas (no siempre) al dañarse el oído medio.
    Las segundas son muy complicadas de demostrar si no cuentas con tecnología de punta como los Potenciales Evocados del Tronco Cerebral, cosa que dudo haya en Cuba…Ahora bien, las ondas de microondas provocan la vibración de moléculas de agua generando calor y dañando estructuras vecinas. Hasta ahora todos los expertos aqui consultados hablan de ondas sonoras que evidentemente concuerdo con ellos no explican esos síntomas. Pero las microondas a pulsos espaciados y por largo tiempo teóricamente pudieran generar un efecto acumulativo. No tengo idea q esa tecnología exista, pero si existe un aparato algo q puedan transmitir ondas de microondas a pulsos pequeños y espaciados pueden con el tiempo afectar al líquido endo y paralinfático que discurren por la Coclea, y se pueden lesionar irreversiblemente las células Principales del órgano de Corti y adiós audición.
    Lo que quiero decir q la explicación fisiopatológica es bien posible y no es muy difícil de comprender para el que se dedique a la medicina o tenga conocimientos básicos de Física médica. No soy otorrinolaringólogo, sólo es medicina básica.
    En lo q sí tienen razón es que hay q demostrar pruebas científicas del daño, a qué nivel y qué técnicas se usaron para diagnosticarlo. Las autoridades cubanas pueden pedir los resultados de los Potenciales Evocados del Tronco cerebral de estos pacientes para ver si de verdad está sordos y qué estructuras están dañadas. Espero que al menos los responsables de esta página tengan la decencia de publicar mi comentario. Viví treinta años en ese sistema para comprender que de santos no tienen un pelo.
    Dr. Agustín Alejandro Delgado Vázquez.

  3. Estos argumentos científicos desmantelan la teoría y la conspiración sin duda alguna, las mismas declaraciones del Departamento de Estado norteamericano son contraproducentes y erráticas, ha sido sin lugar a dudas un montaje para calzar las medidas posteriores que el gobierno norteamericano puso en práctica. No hay base científica para robar esos ataques y si acaso ellos son los dueños la última tecnología e ese campo.

  4. Como se ha venido analizando desde que ocurriò dicho incidente: “no existe ningún fenómeno acústico en el mundo que pueda causar los síntomas que han sido descritos”. Por tanto, es otra vil mentira del imperialismo para perjudicar a Cuba.

  5. Dra. Sanny Aranda Canosa
    Médico cubana, especialista en Medicina Familiar, miembro de la Misión Medica Cubana en el Ecuador. Brigada provincia Guayas.
    Muy importante este foro de discusión donde expertos en el tema dan a conocer sobre bases científicas, la improbabilidad de estas acusaciones del gobierno de Estados Unidos, de provocar ataques acústicos contra sus diplomáticos en la Embajada de La Habana.
    Los cubanos exigimos las pruebas de tal calumnia, se desconoce que en nuestro país existan armas sónicas capaces de producir estas u otras afectaciones que ellos describen.
    Una mentira más que descarta la verdadera intención de este gobierno imperial: dañar las relaciones diplomáticas con Cuba y justificar medidas de hostigamiento a nuestro valeroso pueblo.

  6. Recordemos a nuestro Héroe Nacional, nuestro Maestro José Martí: «Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército». Y nosotros tenemos la verdad y la justeza de nuestra parte. Estas viles infamias no empañarán el papel que estamos llamados a desempeñar en la esfera internacional, ni el intercambio y la colaboración que mantenemos con muchos pueblos del mundo, incluido el pueblo estadounidense. Los especialistas han demostrado fehacientemente que todo es una patraña para enturbiar las relaciones bilaterales y retardar el progreso de nuestro país.

  7. Fernando cruz fernandez

    Varias personalidades de la ciencia han desmentido tal argumento. Acaso no es obvio que es una estrategia mas de EU?

  8. Las mentiras, otra forma más de llamar la atención,los especialistas han demostrado que no es posible.

  9. Lic.Jose Luis Aguilar Aleaga

    Estos argumentos científicos desmantelan la teoría y la conspiración, sin duda alguna,es una patraña mas de Trum y su camarilla para de esa creditar a nuestro pais y con sus ideas arcaicas romper con las relaciones que ya estaban mejorando entre los gobiernos de Cuba y EU.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *